La travesía de Aarom David Espinoza a lo largo de su carrera profesional ha sido tan increíble como cambiante. Su trayectoria incluye Liga Nacional, Serie A, Liga Especial de Desarrollo 1 (LED1), Juegos Mundiales de Playa y Liga Profesional de Baloncesto (LPB) – con Toros de Aragua-. Pero sus inicios se remontan a 2014, cuando con 17 años formaba parte de Saurios de Caracas, filial de Cocodrilos de Caracas.

Aunque nació en Aragua, siempre ha estado estrechamente vinculado a la capital del país. Tras un préstamo de dos años con los astados, finalmente está de regreso en Cocodrilos. Aarom Espinoza vuelve con muchas enseñanzas en el bolsillo y listo para demostrar que puede ser una pieza clave este año.

Fusión juventud-experiencia

El escolta entiende la apuesta del cuerpo técnico: la fusión de jugadores jóvenes con jugadores que tienen un largo recorrido por las canchas del país.

“Somos un grupo joven, ligado con jugadores experimentados, como el capitán (César García), Nelson (Palacios), quienes ya tienen mucho recorrido en el equipo. Quieren (cuerpo técnico) hacer una fusión de ello”.

Evolución en su físico

Mucho ha cambiado, en todos los aspectos, entre el Aarom que jugaba con Saurios y el Aarom que está haciendo la pretemporada con Cocodrilos. Pero su estado físico ha sido la evolución más notable. Él está consciente de lo necesario que es en un baloncesto de tanto roce como el venezolano.

“He trabajado mucho y me he concentrado mucho en eso (su estado físico), porque la liga es dura. He tenido muchas debilidades respecto a eso. Cuando me toca marcar a un importado siempre me lleva ventaja en talla y peso”.

Los años también han dotado a Espinoza de mayores capacidades en su visión de juego y en su madurez, aspectos fundamentales para trascender.

Potenciar el triple

Excluyendo al apartado físico, Aarom está dedicando más esfuerzos para mejorar su tiro exterior. En el sistema de juego de Nelson “Kako” Solórzano, y en el baloncesto moderno, contar con un lanzamiento educado de tres se está convirtiendo en una obligación.

“El sistema de juego del profesor Solórzano es muy rápido, dinámico. Está basado en muchos pases extra. Y si yo estoy bien posicionado, y tengo mi tiro exterior bien, yo sé que voy a ofrecer minutos de calidad”.

Con Spartans, en la LED1, el aragüeño fue el segundo jugador con más triples encestados (34), el quinto con más asistencias (57) y el décimo con más rebotes (104).

En la LPB, Espinoza jugó 25 partidos con Toros de Aragua, de los cuales inició tres. Promedió 2.9 puntos, 1.2 asistencias y 1.2 rebotes. Asimismo, estuvo bastante atinado desde la larga distancia (13/27, 48%).

Ahora, Aarom Espinoza tendrá una oportunidad de oro para hacerse notar como uno de los líderes de la nueva camada del equipo de la Cota 905.